16

El Homenaje de Simeón, y la devoción de Ana

Lucas 2:25-38
2:25
“Y  he  aquí  había  en  Jerusalén  un  hombre  llamado  Simeón,  y  este  hombre,  justo  y  piadoso,  esperaba  la  consolación  de  Israel;  y  el  Espiritu  Santo  estaba  sobre  el.
2:26
Y  le  había  sido  revelado  por  el  Espiritu  Santo,  que  no  vería  la  muerte  antes  que  viese  al  Ungido  del  Señor.
2:27
Y  movido  por  el  Espiritu,  vino  al  templo,  Y  cuando  los  padres  del  niño  Jesús  lo  trajeron  al  templo,  para  hacer  por  el  conforme  al  rito  de  la  ley,
2:28
el  le  tomo  en  sus  brazos,  y  bendijo  a  Dios  diciendo:
2:29
Ahora,  Señor,  despides  a  tu  siervo  en  paz,  conforme  a  tu  palabra;
2:30
porque  han  visto  mis  ojos  tu  salvación,
2:31
la  cual  has  preparado  en  presencia  de  todos  los  pueblos;
2:32
luz  para  revelación  a  los  gentiles,  y  gloria  de  tu  pueblo  Israel.
2:33
Y  José  y  su  madre  estaban  maravillados  de  todo  lo  que  se  decía  de  el.
2:34
Y  los  bendijo  Simeón,  y  dijo  a  su  madre  Maria:  He  aquí,  este  esta  puesto  para  caída  y  para  levantamiento  de  muchos  en  Israel,  y  para  señal  que  será  contradicha
2:35
(y  una  espada  traspasara  tu  misma  alma),  para  que  sean  revelados  los  pensamientos  de  muchos  corazones.
2:36
Estaba  también  allí  Ana,  profetisa,  hija  de  Fanuel,  de  la  tribu  de  Aser,  de  edad  muy  avanzada,  pues  había  vivido  con  su  marido  siete  años  desde  su  virginidad,
2:37
y  era  viuda  hacia  ochenta  y  cuatro  años;  y  no  se  apartaba  del  templo,  sirviendo  de  noche  y  de  día  con  ayunos  y  oraciones.
2:38
Esta,  presentándose  en  la  misma  hora,  daba  gracias  a  Dios,  y  hablaba  del  niño  a  todos  los  que  esperaban  la  redención  en  Jerusalén.
 
 

Simeón  (“Que  ha  sido  Oído”). “hombre, justo y piadoso”: La Justicia, expresa su actitud frente a los hombres; lo piadoso, su actitud frente a Dios.

“esperaba la consolación de Israel”: No  había  judío  que  no  creyera  que  su  nación  era  el  pueblo  escogido  de  Dios.  Pero  los  judíos  no  podían  por  menos  de  darse  cuenta  de  que  no  seria  por  medios  humanos  por  los  que  su  nación  llegaría  a  alcanzar  la  suprema  grandeza  que  creían  les  estaba  reservada.  Con  mucho,  la  mayoría  de  ellos  creía  que  como  los  judíos  eran  el  pueblo  escogido  de  Dios,  estaban  destinados  a  llegar  a  ser  algún  día  los  amos  del  mundo,  y  los  señores  de  todas  las  naciones.  Para  traer  ese  día,  algunos  creían  que  vendría  algún  gran  campeón;  otros  creían  que  surgiría  otro  rey  de  la  dinastía  de  David,  que devolvería  al  pueblo  toda  su  antigua  grandeza,  y  otros  creían  que  Dios  mismo  intervendría  directamente  en  la  historia  de  forma  sobrenatural.  En  contraste  con  todos  estos,  había  unos  pocos,  llamados  “los  reposados  de  la  tierra”,  que  no  tenían  sueños  de  grandeza,  violencia  o  poder  de  ejércitos  con  banderas;  creían  en  una  vida  de  constante  oración  y  de  reposada  pero  vigilante  espera  hasta  que  Dios  interviniera;  y  pasaban  la  vida  esperando  tranquila  y  pacientemente  en  Dios.  Así  era  Simeón:  en  oración,  en  adoración,  en  humilde  y  fiel  expectación,  esperaba  la  redención  prometida  de  su  pueblo...

“Y le había sido revelado”: Como  recompensa  de  su  devoción,  le  había  sido  dada  una  especial  predicción,  que  antes  de  morir  vería  al  Salvador…

“bendijo a Dios”: Las palabras de Simeón, como los salmos de David, están expresados en poesía hebraica.

“luz para revelación a los gentiles”: Simeón percibía el verdadero propósito de Dios de extender la mano a los gentiles tanto como a Israel. Y es especialmente mencionado por Lucas, un gentil.

“Este”: No era Jesús simplemente un niño judío mas, sino el personaje cardinal de la fe.

“Una espada”: Simeón da a entender que Maria habría de sufrir grandes penas por causa del niño.

Ana:  (Del  Hebreo  Hanah  “Gracia”)

“Profetisa”: En los tiempos tanto del A.T., como del N.T., hubo mujeres dotadas de dones proféticos, como Débora (ver Jueces 4:4), que fue una de las primeras mujeres en gobernar Israel; o las hijas de Felipe el evangelista (ver Hechos 21:9).

“hija de Fanuel”: Aunque  era  conocido  por  Lucas,  no  sabemos  nada  sobre  la  identidad  de  Fanuel,  el  padre  de  Ana…

“de edad muy avanzada”: Era  muy  anciana,  pues  era  viuda  hacia  ochenta  y  cuatro  años,  y  había  vivido  con  su  marido  siete  años.  Si  se  había  casado  a  los  catorce,  tenia  105  años.  Al  igual  que  Simeón,  pertenecía  al  remanente  piadoso  de  Israel.

“redención  en  Jerusalén”: La grandeza de la fe de Ana, se manifiesta en su confianza en que este niño era el medio prometido para la redención nacional.

 
 
El Deseo de mi corazón: No borres mi nombre del Libro de la Vida
 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
Ir al "Índice General"
 
 
 
Jehová

Volver al Index de "Yo Soy"

Volver al Comentario de los Evangelios