18

La Visita de los Magos

Mateo 2:1-12
2:1
“Cuando  Jesús  nació  en  Belén  de  Judea  en  días  del  rey  Herodes,  vinieron  del  oriente  a  Jerusalén  unos  magos,
2:2
diciendo:  ¿Donde  esta  el  rey  de  los  judíos,  que  ha  nacido?  Porque  su  estrella  hemos  visto  en  el  oriente,  y  venimos  a  adorarle.
2:3
Oyendo esto,  el  rey  Herodes  se  turbo,  y  toda  Jerusalén  con  el.
2:4
Y  convocados  todos  los  principales  sacerdotes,  y  los  escribas  del  pueblo,  les  pregunto  donde  había  de  nacer  el  Cristo.
2:5
Ellos  le  dijeron:  En  Belén  de  Judea;  porque  así  esta  escrito  por  el  profeta:
2:6
Y  tu,  Belén,  de  la  tierra  de  Judá,  no  eres  la  mas  pequeña  entre  los  príncipes  de  Judá;  porque  de  ti  saldrá  un  guiador,  que  apacentara a  mi  pueblo  Israel.
2:7
Entonces  Herodes,  llamando  en  secreto  a  los  magos,  indago  de  ellos  diligentemente  el  tiempo  de  la  aparición  de  la  estrella;
2:8
y  enviándolos  a  Belén,  dijo:  Id  allá  y  averiguad  con  diligencia  acerca  del  niño;  y  cuando  le  halléis,  hacédmelo  saber,  para  que  yo  también  vaya  y  le  adore.
2:9
Ellos,  habiendo  oído  al  rey,  se  fueron;  y  he  aquí  la  estrella  que  habían  visto en  el  oriente  iba  delante  de  ellos,  hasta  que  llegando,  se  detuvo  sobre  donde  estaba  el  niño.
2:10
Y  al  ver  la  estrella,  se  regocijaron  con  muy  grande  gozo.
2:11
Y  al  entrar  en  la  casa,  vieron  al  niño  con  su  madre  Maria,  y  postrándose,  le  adoraron;  y  abriendo  sus  tesoros,  le  ofrecieron  presentes:  oro,  incienso  y  mirra.
2:12
Pero  siendo  avisados  por  revelación  en  sueños  que  no  volviesen  a  Herodes,  regresaron  a  su  tierra  por  otro  camino.”
 
 

El  presente  hecho,  narrado  por  Mateo,  contrasta;  por  un  lado  la  actitud  de  estos  sabios  gentiles  que  emprendieron  un  largo viaje para  ver  a  Jesús,  con  la  de  los  dignatarios  judíos  ¡que  no  se  molestaron  en  recorrer  ocho  kilómetros!

 

vinieron  del  oriente”:  Aquí  se  refiere  al  termino  geográfico  (Este),  por  lo  que  probablemente  hallan  provenido  de  Babilonia  o  Asiria...

“unos  magos” *:  Esto  no  se  refiere  tan  solo  a  honorables  representantes  de  alguna  religión  oriental;  sino  que  el  vocablo  utilizado  por  Mateo,  mas  especifico,  se  refería  a  la  casta  sacerdotal  entre  los  persas  y  caldeos  (Ej.:  Daniel  2:48)...  Por  el  relato  bíblico,  es  imposible  determinar  cuantos  eran...

“¿Donde  esta  el  rey  de  los  judíos,  que  ha  nacido?”:  No  hay  duda,  que  estos  hombres  habían  entablado  relaciones  con  exiliados  judíos,  por  lo  que  conocían  las  profecías  relativas  al  Mesías...

“Porque  su  estrella  hemos  visto”:  Antes  de  intentar  explicar  el  fenómeno  de  la  ‘estrella'  de  Belén,  convengamos  que  en  el  propio  relato,  se  menciona  la  misma  en  dos  circunstancias:

1 º:  cuando  la  vieron  en  Oriente;  y 

2 º:  cuando  la  vieron  en  Jerusalén...

1 º:  La  palabra  estrella  (que  no  tiene  la  acepción  de  hoy  en  día),  se  refiere  mas  bien,  a  un  acontecimiento  astronómico  extraordinario.  Si  esto  es  así,  de  seguro  debió  registrarse  también  en  la  literatura  profana...  En  efecto,  en  1925  el  orientalista  Paul  Schnabel  descifro  los  caracteres  cuneiformes  de  unas  tablillas  de  2000  años  de  antigüedad,  procedentes  de  Sippar,  en  el  Eufrates.  Estas  tablas  de  arcilla,  describen  detalladamente  una  conjunción  de  los  planetas  Júpiter  y  Saturno  en  la  constelación  de  Piscis **...  A  fines  del  año  8  a.C.,  se  vio  por  primera  vez  a  Júpiter  y  Saturno  en  el  lado  occidental  del  cielo.  Estaban  separados  aproximadamente  16º  uno  de  otro:  Júpiter  todavía  en  el  signo  de  Acuario,  y  Saturno  ya  en  el  de  Piscis.  En  febrero  del  año  7  a.C.,  ambos  planetas  desaparecieron  durante  varias  semanas  entre  los  rayos  solares  y  no  fueron  visibles.  Gracias  a  que  en  la  actualidad  resulta  fácil  calcular  la  aparición  de  cualquier  conjunción  especial  entre  los  diferentes  planetas;  sabemos  que  el  16  de  marzo  del  año  7  a.C.,  Júpiter  fue  nuevamente  visible...  Lentamente  se  fue  acercando  mas  a  Saturno,  hasta  que  el  día  29  de  mayo,  finalmente  lo  ‘alcanzo';  a  21º  de  Piscis,  con  1º  de  distancia  latitudinal,  y  en  la  misma  longitud...  Así  los  magos  se  maravillaron  durante  meses,  frente  al  impresionante  espectáculo  de  ver  a  los  dos planetas  uno al  lado  del  otro,  y  que  en  el  cielo  nocturno  aparecían  como  una  sola  ‘estrella',  de  brillo  jamas  visto...

2 º:  Ningún  intento  de  identificar  esta  estrella  como  un  fenómeno  natural  ha  logrado  explicar  como  guió  a  los  magos  desde  Jerusalén  a  Belén,  y  como  fue  que  se  detuvo  en  el  lugar  exacto;  por  lo  que  consideramos  a  esta  ‘segunda'  aparición,  como  una  revelación  directa  y  milagrosa...

“en  el  oriente”:  (Del  Griego  “Anatole”)  Este  vocablo  no  es  el  usado  mas  arriba,  y  se  refiere  a  un  termino  astronómico  especifico,  cuando  como  en  este  caso,  es  usado  en  forma  singular:  Implica  la  aparición  en  el  Este,  como  lo  hace  el  sol...  Así  es  como  sabemos  que  la  pareja  de  planetas  aparecían  en  forma  helíaca  (recorrido  en  coincidencia  con  el  recorrido  del  sol)...

“Oyendo  esto,  el  rey  Herodes  se  turbo”:  Cuando  Herodes  escucho  que  preguntaban  por  un  nuevo  rey  de  los  judíos,  debió  de  arder  en  ira...  En  efecto,  la  política  fija  e  invariable  de  Herodes  hasta  el  fin  de  su  vida,  fue  destruir  toda  oposición  sin  considerar  precios  o  relaciones. Aun  los  mas  cercanos  y  queridos  de  el,  fueron  derribados  por  su  ambición  irreprimible.  Solo  baste  mencionar  que  sus  hijos,  Alejandro  y  Aristóbulo,  designados  por  el  mismo  como  sus  sucesores,  y  educados  en  Roma,  preparándose  cuidadosamente  para  sus  regios  cargos,  fueron  ejecutados  luego  que  se  le  hicieran  sospechosos.  También  sucumbió,  entre  otros  su  hijo  mayor,  Antipater,  acusado  de  conspirar  contra  su  vida...

“y  toda  Jerusalén  con  el”:  Probablemente  signifique  que  el  pueblo,  conocedor  de  la  maldad  de  Herodes,  temía  una  nueva  erupción  de  violencia,  por  causa  del  anuncio  de  los  magos  (Y  no  se  equivocaron)...

“Y  convocados  todos  los  principales  sacerdotes,  y  los  escribas  del  pueblo”:  Inmediatamente,  Herodes  comenzó  a  planificar  la  manera  de  deshacerse  de  su  “rival”.  Ya  que  el  nada  conocía  sobre  las  profecías,  lo  primero  que  hizo  fue  convocar  una  asamblea  de  expertos  en  el  conocimiento  de  las  escrituras,  para  indagar  donde  nacería  el  Mesías.

“En  Belén  de  Judea”:  Era  necesario  para  Mateo  usar  esta  expresión,  ya  que  existía  otra  Belén,  ubicada  cerca  de Nazaret,  en  la  heredad  de  Zabulón  (ver  Josué  19: 15),  es  decir  en  Galilea...

“porque  así  esta  escrito  por  el  profeta”:  Los  lideres  judíos  respondieron  a  Herodes  con  la  profecía  de  Miqueas  (Miqueas  5:2),  muy  conocida  entre  ellos...

“llamando  en  secreto  a  los  magos,  indago  de  ellos  diligentemente  el  tiempo  de  la  aparición  de  la  estrella”:  El  verbo  original  que  usa  Mateo  “aparecer”,  también  tiene  un  significado  técnico  astronómico,  que  designa  la  primera  aparición  de  una  estrella...  Según  las  creencias  de  aquella  época,  cuando  nacía  un  ser  humano,  aparecía  también  “su”  estrella.  La  pregunta  de  Herodes  revela  su  deseo  de  saber  si  entre  el  surgimiento  de  esta,  y  el  nacimiento  efectivo,  habría  algún  lapso  de  tiempo  indeterminado...

“cuando  le  halléis,  hacédmelo  saber,  para  que  yo  también  vaya  y  le  adore”:  Simulando  interés  sincero,  Herodes  convino  a  los  magos,  que  regresaran  cuando  lo  hallaran.  Por  supuesto  que  su  interés  era  aniquilarlo...

“Y  al  entrar  en  la  casa...”:  La  tradición  presenta  a  los  magos  llegando  al  establo,  donde  el  bebe  Jesús  estaba  acostado  en  un  pesebre.  Sin  embargo  esto  no  es  así.  El  texto  sagrado  nos  informa  explícitamente,  que  ya  estaban  en  una  casa  cuando  llegaron.

“vieron  al  niño  con  su  madre  Maria”:  El  termino  que  Mateo  usa  para  niño  (“paidíon”),  un  diminutivo  que  significa  “niño  pequeño”;  esta  en  contraste  con  la  palabra  usada  por  Lucas  (“bréfos”),  que  se  usa  para  feto  (Lucas  1:41),  o  recién  nacido  (Lucas  2: 12)...  Esto  demuestra  que  Jesús  ya  tenia  entre  doce  y  dieciocho  meses...

“y  postrándose,  le  adoraron”:  El  texto  aclara  el  propósito  de  la  visita:  vinieron  para  adorarle.  Este  termino,  que  significa  ‘postrarse  hacia',  se  encuentra  doce  veces  en  Mateo;  tres  de  las  cuales  están  en  este  pasaje.  Adoraron  pues  a  Jesús  (no  a  su  madre),  y  entregaron  sus  presentes:

Oro:  Este  metal  noble,  símbolo  de  pureza  y  santidad,  no  necesita  presentación.  Simboliza  el  reconocimiento  como  rey...

Incienso:  Es  una  goma  resinosa  que  se  presenta  en  forma  de  ‘lagrimas'  de  dos  centímetros,  que  se  secan,  difundiendo  así  un  olor  balsámico  al  ser  quemado.  Proviene  de  la  Boswelia  Floribunda,  de  la  familia  de  las  buseraceas,  y  fue  llamada  por  los  europeos  olibano.  Es  originario  de  India,  de  la  costa  de  Somalia,  y  del  sur  de  Arabia.  Simboliza  el  reconocimiento  como  sacerdote.

Mirra:  Es  también  una  goma  resinosa  aromática  extraída  del  Balsamodendron  Myrrha,  originario  de  Arabia.  Es  un  arbolillo  de  madera  y  corteza  perfumadas,  con  ramas  cortas  y  espinozas.  Simboliza  su  sepultura,  y  muerte  por  todos  nosotros.

“siendo  avisados  por  revelación  en  sueños”:  Una  especial  revelación,  les  guió  a  eludir  su  encuentro  con  Herodes,  y  a  regresar  a  su  tierra  por  otro  camino...

 

JESÚS  NO  NACIÓ  EN  EL  AÑO  CERO

 

Ya  vimos  como  Jesús  no  nació  un  25  de  diciembre,  ahora  veamos  porque  no  nació  en  el  año  Cero...

Antes,  veamos  un  poco  de  historia:  El  antecesor  de  nuestro  calendario  fue  el  “Calendario  Romano”,  implementado  por  el  mítico  Romulo  despues  de  la  fundación  de  Roma.  En  un  principio,  este  fue  concebido  con  un  año  de  304  días  repartidos  en  4  meses  de  31  días  y  6  de  30...  Durante  el  mandato  de  Tarquino,  se  añadieron  otros  dos  meses  (a  los  que  se  llamo  Januarius  y  Februarius),  ya  que  el  año  no  coincidía  con  las  estaciones.  Así  el  año  quedo  repartido  en  4  meses  de  31  días,  7  de  29  y  1  de  28...  Como  aun  así  subsistía  el  desfasaje,  se  recurrió  a  intercalar  1  mes  de  29  días,  cada  dos  años;  lo  que  naturalmente,  no  resolvió  el  problema. 

Bajo  el  mandato  de  Julio  Cesar,  siguiendo  las  indicaciones  del  astrónomo  alejandrino  Sosigenes,  se  realizo  una  reforma  en  base  a  un  año  de  365,25  días.  Así  se  estableció  en  365,  la  duración  de  los  años  normales,  y  añadiendo  cada  cuatro  años,  un  día  extraordinario,  por  el  procedimiento  de  considerar  doble  el  24  de  febrero;  día  que  (según  la  nomenclatura  romana),  correspondía  al  sexto  antes  de  las  calendas  (primer  día  del  mes)  de  Marzo.  Así  al  día  añadido  se  le  llamo  “Bis  sexto  ante  calendas  Martii”;  y  al  año  en  que  tenia  esa  adición  se  llamo  “Bisextilis”,  donde  paso  a  nuestro  vocabulario  con  el  nombre  de  BISIESTO...  En  cuanto  a  meses  el  año  quedo  dividido  en  6  meses  de  30  y  6  meses  de  31,  en  los  años  bisiestos;  y  6  meses  de  31,  5  de  30  y  29  para  febrero  en  los  años  normales.  Posteriormente  cuando  se  decidió  dedicar  el  octavo  mes  a  Augusto  (“Augustus”  -en  honor  al  hijo  adoptivo  de  Cesar-);  este  paso  a  tener  también  31  días,  como  el  mes  dedicado  a  su  padre  (“Julius”);  por  lo  que  se  extrajo  del  mes  de  febrero  un  día;  que  paso  así  a  tener  28  días  los  años  normales,  y  29  los  años  bisiestos...  Este  calendario  llamado  “Calendario  Juliano”  (en  honor  a  su  reformador),  entro  en  vigencia  a  partir  del  año  44  a.C.,  puesto  que  un  decreto  imperial,  determino  que  el  año  45  a.C.,  tuviera  455  días,  con  objeto  de  hacer  coincidir  el  equinoccio  de  primavera  con  el  25  de  Marzo...

El  problema  sin  embargo  no  se  había  resuelto   del  todo,  ya  que  el  año  juliano  excedía  en  0,0078  días,  lo  que  suponía  una  diferencia  de  3  días  cada  400  años.  Así  se  constato  que  el  equinoccio  de  primavera  correspondía  al  21  de  Marzo,  y  no  al  25  como  estaba  previsto  por  el  calendario  juliano...  El  problema  siguió  aumentando,  hasta  que  en  el  siglo  XVI,  con  un  desfasaje  de  10  días,  el  papa  Gregorio  XIII,  decidió  afrontar  el  problema  decidiendo  eliminar  de  un  plumazo  diez  días  del  año  1582  (¡haciendo  que  el  viernes  15,  sucediera  al  jueves  4  de  octubre!);  y  para  evitar  que  el  problema  se  perpetuase,  se  estableció  que  el  ultimo  año  de  cada  siglo  (que  termina  en  dos  ceros),  y  por  lo  tanto  bisiesto  según  se  estableció  en  el  Calendario  Juliano, dejara  de  serlo  en  el  nuevo  sistema,  salvo  cuando  se  tratara  de  un  múltiplo  de  400  (1600,  2000,  etc.).  Así,  la  duración  media  del  año  quedo  fijada  en  365, 2425  días...  Este  nuevo  calendario  es  por  el  que  nos  regimos  actualmente,  y  en  honor  de  Gregorio,  se  lo  conoce  como  “Calendario  Gregoriano”.  El  mismo  entro  en  vigencia  a  partir  de  1583,  aunque  Gran  Bretaña  no  lo  implemento  hasta  el  año  1752,  la  URSS  en  1918  y  Grecia  en  1923...

Ahora  Bien:  Dionisio  “el  Exiguo”,  encargado  por  el  papa  Juan  1  (523-526),  para  determinar  el  nacimiento  de  nuestro  Señor  y  hacer  comenzar  una  nueva  era  a  partir  de  este  hecho;  cometió  dos  grandes  errores:

1.     Estableció  el  primer  año  de  nuestra  era,  como  el  753  del  Calendario  Romano,  cuando  en  realidad  lo  correcto  hubiera  sido  hacerlo  coincidir  con  el  año  749.

2.    No  tuvo  en  cuenta  el  año  0  (Cero).  Es  decir,  partió  de  la  base  de  que  el  nacimiento  de  Jesús  se  produjo  el  primer  año  de  la  era  cristiana.  O,  dicho  de  otra  forma,  que  transcurrido  un  año,  el  primer  aniversario  correspondía  al  segundo  año  del  calendario.

* Nada  sabemos  sobre  la  identidad  de  estos  magos.  En  el  siglo  quinto,  el  papa  San  León  estableció  (sin  bases)  que  eran  tres.  Mas  tarde,  ya  en  el  siglo  sexto,  Casareo,  obispo  de  Arles,  los  elevo  al  rango  de  reyes.  En  el  siglo  nueve,  les  interpolaron  los  inventados  nombres  de  Gaspar,  Melchor  y  Baltasar...

** Recordemos  que  el  pez,  es  el  símbolo  distintivo  que  usaron  los  primeros  cristianos.

 
 
El Deseo de mi corazón: No borres mi nombre del Libro de la Vida
 
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
   
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
Ir al "Índice General"
 
 
 
Jehová

Volver al Index de "Yo Soy"

Volver al Comentario de los Evangelios