Segunda Sección
Las Costumbres en los Tiempos de Jesús

Costumbres Judías

  

Introducción

 

            Las páginas de los evangelios reflejan algunas costumbres e ideas palestinas, sin cuyo conocimiento es imposible interpretar algunos pasajes. En esta sección veremos no solo las costumbres, sino también algunos otros elementos que debemos tener en cuenta al leer nuestros evangelios...

 

Idioma

 

            A pesar de los persistentes esfuerzos de los Hasidim, la obra helenística había realizado su obra en Palestina, y había introducido muchos elementos de la vida y cultura grecorromanas.

            La dominación romana, abrió la puerta a la cultura griega, de tal modo que sus efectos se extendían por Palestina en el siglo primero. El elemento que mas llego de la cultura griega fue su lengua. Si bien la lengua oficial de Roma era el latín, y la de Palestina era el arameo, la lengua griega se utilizaba con bastante extensión en todo el mundo conocido.

            Esta dominación automática, se refleja en los nombres griegos que se eran usados aun por los judíos fieles, como puede verse en Felipe y Andrés, entre los apóstoles de Cristo. El devoto judío los conocía como nombres familiares, y los daba a sus hijos ignorante de su origen griego...

 

Economía

            A pesar de lo intenso y penetrante que pueda ser el interés religioso de un pueblo, las necesidades materiales y las relaciones de la vida no pueden olvidarse. Ese inevitable aspecto de la existencia tuvo su lugar significativo y distintivo en la sociedad judía del primer siglo.

Abandono Económico: El estado económico de Palestina en el siglo I estaba lejos de ser lo ideal. El pueblo como un todo se hallaba en una deplorable situación de privación material.

Causas:

1 - Excesiva población:

            Aun los habitantes judíos permanentes eran mas que los que la tierra podía adecuadamente sostener, máxime cuando añadimos a estos los inmigrantes gentiles, los funcionarios y tropas militares romanas, y los millares de peregrinos que se reunían en Jerusalén...

2 - Excesivo celo por la tierra:

            Todo israelita tenía su herencia individual en forma de una porción de "la Tierra", y se suponía que con esto subsistiría en humilde gratitud y lealtad a Jehová, que la había dado. Buscar cualquier otra fuente de sostén era deshonrar a su divina herencia. Tal concepción de la necesidad ofrecía un grave impedimento para el progreso económico...

3 - Carga impositiva:

            Las grandes empresas de construcción realizadas por Herodes, habían dejado una carga financiera enorme sobre el gobierno civil, lo que necesariamente produjo una exorbitante imposición: Además de los impuestos ordinarios llego a haber otros varios tributos, peajes, tarifas, etc., que les fueron exigidos. Sin embargo había mas, y sobre todas ellas, las demandas de derechos religiosos, las enormes contribuciones exigidas por la ley para la administración del templo y el sostén de sus complicados servicios. Y aun a de añadirse la contribución para sostener la sinagoga local...

Efectos:

            Estos problemas económicos produjo pobreza hasta el punto de que la privación y el hambre prevalecían en toda Palestina, y para una gran multitud, la vida no era sino un problema de existencia física. En consecuencia, el descontento y la inquietud crecían rápidamente. Esta tensión produjo sucesivos brotes de robo e insurrección...

            La dificultad para obtener medios de vida llevo a muchos a la desesperación. Muchas mujeres acudieron al papel de la Magdalena por escapar de la necesidad física. Los hombres abandonaban el respeto de sus vecinos y desafiaban la execración de la ley rabínica al colectar los tributos para los odiados romanos; o peor aun, acudían al hurto y al pillaje.

 

Ocupaciones Económicas:

            Todo parece indicar, que una mayoría de la población era rural. En efecto, los judíos del primer siglo seguían ocupándose principalmente de las ocupaciones de los viejos tiempos, es decir: la agricultura, la pesca, el cultivo de la vid, y la cría de ovejas. De todos modos, la gran mayoría del pueblo obtenía su sustento de pequeñas extensiones de tierra que poseían y cultivaban por si mismos.

            Había poca necesidad de trabajo asalariado, aunque podio obtenerse fácilmente, por lo general a razón de un denario romano.

            Los dueños de grandes posesiones utilizaban el trabajo de esclavos. Los productos de sus trabajos podían venderse muy baratos, lo que producía una desfavorable competencia para el pequeño agricultor...

            En cuanto a las importaciones podemos decir que se limitaron mayormente a los aristócratas liberales y a los extranjeros. Las importaciones se reducían a productos de madera y de metal, y artículos de lujo para quienes vivían holgadamente. Muy pocos de estos elementos eran producido por los judíos...

            El comercio de exportación era mucho mas extenso, pero consistía casi en su totalidad, en productos naturales. El pescado se embarcaba principalmente para Antioquía, Alejandría y Roma. También se exportaban aceite, lana, trigo, bálsamo, miel e higos...

            La vida profesional entre los judíos era limitada. La única profesión (si puede ser llamada de esta manera) ampliamente extendida era la de rabínica, pero aun la mayoría de los rabíes seguían alguna industria u ocupación secular para su sostenimiento. Ellos mismos predicaban que aquel que no enseña a su hijo un oficio es como si le llevase a ser ladrón...

 

El  Hogar  y  La  Familia

La Familia:

            La acción de gracias en cada comida se consideraba como costumbre universal. Las relaciones entre padres e hijos eran por lo general excelentes. Los padres trataban a los hijos con gran consideración, y estos les correspondían con honra y bondad... Una de las características prominente de la vida judía era la profunda reverencia para los ancianos, fuesen sus padres o extraños.

            Un aspecto importante de la vida familiar de Palestina era la comida. Aquí la comunión de la familia hallaba su mayor expresión. El comer de un alimento poseía para los judíos un alto grado de santidad religiosa, e incluía elementos religiosos en forma de dos bendiciones, una por la comida y una por la bebida. En los banquetes formales se reclinaban, pero en las comidas informales se sentaban a la mesa. Las restricciones señaladas por la ley con respecto a los alimentos eran observadas muy cuidadosamente...

            Las familias no llevaban apellido alguno, de modo que cuando era necesario distinguir a un individuo de otro que llevaba el mismo nombre, se empleaba el nombre del padre, con la palabra aramea bar ("hijo de") como prefijo.

            Cuarenta días después del nacimiento de un varón, u ochenta días después del nacimiento de una niña, la madre debería presentarse personalmente en el templo para hacer sus ofrendas de purificación ceremonial, que consistían en un pichón, o una paloma, y un cordero de un ano. Si sus medios eran muy escasos para ofrecer el cordero, podía presentar en su lugar la "ofrenda de los pobres", que eran dos palomas o dos pichones.

 

La educación de los hijos:

            Así vemos que la vida doméstica en Palestina, era limpia, enérgica, cultivada y religiosa...

Vestimenta:

            La vestimenta entre judíos y paganos era en esencia, diferente. La misma se componía básicamente de cinco piezas: zapatos, turbante, faja o cinto, ropa interior y manto o túnica...

            La vestimenta entre hombres y mujeres debían diferenciarse claramente entre si. Un hecho distintivo entre mujeres, era un velo que generalmente era de color celeste, que usaban las mujeres aun vírgenes...

 

Distinciones  Sociales

            En la Palestina del siglo I, las distinciones sociales eran muy rígidas. Había cinco clases muy claramente marcadas:

1 - Aristocracia formada por el grupo sacerdotal, con los saduceos y sus simpatizantes. Esta clase incluía también la realeza y los funcionarios civiles elevados.

2 - Los fariseos y sus seguidores integraban una casta religiosa, conspicua por su arrogancia y exclusivismo.

3 - Una gran clase media formada por las masas de campesinos judíos, que respetaban a los fariseos y sus opiniones, pero no se mostraban muy ansiosos de cumplir todas sus minuciosas exigencias, formaba el principal componente de la sociedad judía.  Esta gente común, sencilla y devota, aunque no cumplía con exactitud farisaica, estaba intensamente interesada en la religión de Jehová, y su soberanía entre el pueblo; y especialmente, en la venida del Mesías...

4 - Los "publicanos" -mercenarios del gobierno romano-, y "pecadores" aquellos en que la abyecta desesperanza de su pobreza y opresión, cuidaban poco de las tradiciones de Israel y menos de las restricciones del saber rabínico.

5 - Los esclavos, estaban un poco mas abajo. Es de rescatar que estos eran mejor tratados por los judíos que por los romanos.

 

Ritos  Funerarios

 

            La muerte, entre los judíos, era un asunto de trágico importancia, y su consecuente aflicción se aliviaba con escaso consuelo, porque las creencias acerca de la vida mas allá de la tumba, eran vagas y ninguna suficientemente cierta. Había ma-nifestaciones formales de la pena, exigidos por la costumbre común, tales como desgarrar la túnica, abstenerse de tomar comida, etc. Se empleaban lamentadores mercenarios, los que generalmente eran mujeres, aunque algunas veces los hombres también servían para tal carácter. Alguna persona competente para hacerlo, era invitada para pronunciar una oración fúnebre, que podio tener lugar en la casa, en camino al entierro, o frente a la tumba. El cuerpo que había sido cuidadosamente lavado, ungido y envuelto en lienzos mortuorios, era llevado al lugar del entierro en un ataúd abierto, cargado por amigos que se revelaban de tiempo en tiempo, a medida que avanzaban. En los intervalos, había grandes demostraciones de aflicción. En la procesión, el orador del funeral caminaba al frente, y, en Galilea, el ataúd era precedido de las plañideras alquiladas, mientras en Judea lo seguían... Detrás del féretro y de las plañideras iba la familia y los amigos. El cuerpo se dejaba descansar en un cementerio, o, si las posibilidades lo permitían, en un sepulcro privado, cavado en la roca...  

 Costumbres Grecorromanas

 

Introducción

 

            La vida en el mundo romano del primer siglo ofrecía la mayoría de aquellas características típicas de las sociedades mas civilizadas. Aquellos que podían obtenerlo se proveían de los lujos y diversiones que ofrecía el mundo de su época, y buscaban por todos los medios posibles. Los pobres luchaban por satisfacer las mas sencillas necesidades de la vida y solventar la excesiva carga de los impuestos. Los hombres buscaban la promoción, por medio de la influencia de los amigos, para mejorar sus vidas. Inventaban pretextos religiosos o de negocios por excusarse por la ausencia del hogar y la evasión de sus obligaciones familiares; abrían brecha en la confianza publica, y engañaban a sus subordinados; se lisonjeaban en servil reverencia ante los que ocupaban puestos oficiales elevados y les ofrecían a los mismos las mas extravagantes diversiones. Los jóvenes abandonaban su hogar y disipaban su existencia en una vida desenfrenada; o si se quedaban en su casa, abrumaban a sus padres, con deudas por extravagancias. Los vecinos reñían y se robaban, asaltándose aun con violencia física, y acudían a los guardianes de la ley en busca de justicia...

            Había un impresionante exceso de iniquidad, especialmente en la alta esfera de la sociedad; y prevalecía en todas partes una abyecta miseria. Había amor por las diversiones, indulgencia en la curiosidad, locura por la ostentación, interés entusiasta en la competencia, afán de popularidad, y deseo de relación social...

 

Economía

 

            El mundo grecorromano de primer siglo se recobraba lentamente de una situación de grave crisis económica. La mayoría de los países comprendidos en el Imperio, por varias generaciones habían venido sufriendo a causa de frecuentes guerras periódicas de conquista o rebelión. Los ejércitos los habían invadido y vivían de sus escasos recursos. El sacrificio de vidas hecho en las rudas batallas habían disminuido la potencialidad humana, y había dejado a muy pocos capaces de trabajar en la tediosa tarea de la reconstrucción. Los soldados que regresaban, acostumbrados como estaban a las experiencias de la vida militar y al sostén gubernamental, se hallaban mal dispuestos hacia la monótona tarea de ganarse un escaso vivir por medio de un trabajo pobremente remunerado.

            Los empleos eran pocos y el trabajo de esclavos abundante, lo que significaba largas horas y pequeñas retribuciones para el obrero libre. Esto ofrecía reducido estimulo para un empeñoso esfuerzo, y fatalmente estorbaba el progreso económico...

            Como resultado de estas condiciones, los ricos se hacían mas ricos y los pobres mas pobres. Los capitalistas ricos se organizaban, formando sociedades financieras monopolistas, y se hartaban de riquezas, mientras los pobres, tenían lo escasamente necesario para el simple sustento físico. Por supuesto esto representa las condiciones generales. A pesar de estas dificultades, había muchos que luchaban y alcanzaban algún grado de progreso económico, aunque no tuviesen sino un escaso capital con que operar... Si bien es cierto que esto ultimo eran incuestionablemente excepciones, también es cierto que el mundo grecorromano se movió lentamente hacia una situación material mejor, debido al predominio de la paz introducida por Augusto, y cabalmente se hallaba en operación un completo sistema económico...

 

El  Comercio

 

            Las empresas comerciales fueron tan extensamente proseguidas en el mundo grecorromano del siglo primero, como en nuestro propio mundo moderno. Compras y ventas se efectuaban prácticamente en toda ocasión favorable para la vida humana. Las tiendas cubrían las calles de todo pueblo o ciudad. La moneda romana era el instrumento regular de cambio.

            Se traficaba en considerable extensión, en la ganadería, con propósitos comerciales. Los productos de la tierra se hallaban también, por todas partes del mercado. Los sindicatos ofrecían ventajas en las ventas al por mayor.

            Se empleaban sistemas de contabilidad y archivo comerciales... El traspaso de la tierra de uno a otro propietario, bien por renta o por venta, se certificaba y registraba por escrito. El arrendamiento de la tierra se pagaba en moneda o en especie...

            El préstamo de dinero era empresa común y ampliamente extendida. Se hacían pequeños prestamos sobre propiedades dejadas en prenda. La falta de cumplimiento a las condiciones del préstamo, o no entregar la garantía estipulada, se castigaba con perdida de la propiedad o con prisión...

 

El  Trabajo

 

            Quienes trabajaban en la misma industria, frecuentemente se organizaban en gremios industriales, comparables a nuestros modernos sindicatos... El genio romano de la cooperación y la organización, facilito y acelero el desarrollo de los gremios, tanto como la organización del capital...

            La ayuda mutua a los miembros en pobreza o desgracia, era una característica muy natural del sistema gremial. Se suministraban los beneficios por defunción en el caso de las viudas y huérfanos, y en el sepelio de los miembros.

            En su preparación para la industria, el interesado debía servir durante algún tiempo como aprendiz. Antes de que las partes entrasen en contrato, se hacia una completa descripción para identificarse, como era costumbre en todos los negocios o procedimientos legales de ese tiempo. Si el aprendiz era menor de edad, el padre o tutor asumía por el la responsabilidad del contrato. Por un período previamente determinado, el aprendiz debía estar sujeto enteramente a las ordenes de su patrón. En algunos casos, el aprendiz o su padrino se encargaban de su sostenimiento, en tanto que el patrón pagaba un pequeño estipendio por sus servicios; en otros casos, el patrón se encargaba del mantenimiento del aprendiz, y además le pagaba un salario. El aprendiz, por su parte, estaba comprometido con el dueño a cumplir con el contrato, durante todo el tiempo que estableciera el mismo. La violación de cualquiera de las cláusulas, por cualquiera de las partes, era castigada...

 

Las  Profesiones

 

            Había en el mundo romano del siglo primero, varias de las que ahora conocemos como profesiones elevadas o liberales: artistas, médicos, cirujanos, abogados, maestros, escribas profesionales, etc. Aunque no tenían la posición social que tales ocupaciones mantienen en nuestro mundo, es probable sin embargo, que fuera de Roma donde el exclusivismo aristocrático los dejaba fuera de la alta sociedad, estas profesiones fueran altamente respetadas, en proporción, por supuesto, al mérito individual...

 

El  Matrimonio  y  la  Familia

 

            El mundo mediterráneo del siglo I, tenía una infortunada actitud hacia el matrimonio, actitud que amenazaba a los mas sagrados intereses de la vida. Predominaba un reprensible desdén hacia el matrimonio y sus responsabilidades consiguientes, aunque quizá considerablemente disimulado... Lejos estaban de adquirir una felicidad doméstica o una integridad moral; y muy natural resultaba caer en el descrédito y la degeneración.

            El matrimonio regularmente era precedido de los esponsales; pero este compromiso no significaba empeñar la fidelidad del amor mutuo entre un hombre y una doncella; sino un arreglo entre los padres de los jóvenes, o entre los padres de la novia y el futuro esposo...

            Tanto el amor espontaneo, como el cortejarse, eran algo completamente desconocido. Es significativo que la antigua lengua latina no tuviese palabras para denotar esas relaciones prenupciales... Las consideraciones dominantes en los esponsales y el matrimonio eran la riqueza, el linaje y la posición social.

            El promedio de edad para el matrimonio era menor que aquella a la que estamos acostumbrados, especialmente tratándose de la novia. Se suponía que los hombres habían alcanzado la madurez antes de tomar las responsabilidades del matrimonio, pero la edad promedio de la novia era alrededor de los 16 anos.

            Se concedía a la novia una dote por su padre o tutor. Sin embargo, esta dote nunca se entregaba en forma absoluta como posesión del esposo. La propiedad de la esposa se mantenía en posesión de ella misma, y podía disponer de aquella a su elección.

            Parece ser la costumbre que se extiende tan remotamente como la civilización, que la novia se adornase con el mas atractivo atavío que le permitiesen las posibilidades de aquellos a quienes correspondían. De la misma manera, el novio se ataviaba con lo mejor que tenía y se prodigaban los adornos en las casas de ambos contrayentes.

            Aun en el mundo pagano, el matrimonio tuvo una significación religiosa tanto como civil y social. A la luz de los ideales estrictamente romanos, era un servicio fundamental al estado mientras en el mundo griego era el medio de asegurarse una descendencia legítima y la garantía de funerales respetables...

            Las principales ceremonias tenían lugar en la casa de la novia, y consistían en solemnes votos hechos por los principales (a modo de promesas en forma de contrato mercantil), un sacrificio ritual a las deidades patrimoniales (el elemento religioso del acto), y un banquete de bodas.

            Parte esencial de la ceremonia era la procesión nupcial a la casa del novio. La música, las antorchas y la hilaridad marcaban la marcha de esa procesión. Al llegar a la casa del desposado, la novia era introducida al hogar con la debida formalidad alzándola en vilo sus acompañantes, para cruzar el dintel. Ella inmediatamente asumía su responsabilidad como directora de los asuntos de su casa...

            La familia común del mundo grecorromano no era grande. El índice de natalidad en el Imperio había decrecido hasta el punto de que llego a ser asunto de política imperial, el ofrecer concesiones especiales a los padres de mas de tres hijos, y de poner un impuesto a los solteros.

            Es evidente que la sociedad de la época era sensible a la obligación del esposo y padre de amar y sostener a su familia, pero es igualmente cierto que esta norma ética se tomaba a la ligera en muchos casos individuales. No era extraño en verdad, que un hombre malgastase la dote de su esposa y abandonase su hogar, entregándolo a los horrores de una abyecta pobreza, en medio de un mundo sin caridad, mientras el procuraba nuevas oportunidades de ganancia y complacencia en alguna gran ciudad...

            El hombre común del mundo del siglo primero veía a su esposa como algo mas que una posesión necesaria en su vida. Se esperaba que ella se rindiese incondicionalmente a la voluntad de el, para satisfacer sus placeres, quedarse en casa y criar a sus hijos, mientras el se movió en los círculos de la sociedad. Por eso abundaban con frecuencia los divorcios, aunque es de aclarar que en el mismo se salvaguardaban principalmente los derechos de la mujer...

            En los ideales de la época había un elevado sentido de la sagrada significación de la maternidad, pero este ideal frecuentemente era también ignorado en absoluto. El niño se consideraba con demasiada ligereza en el mundo del siglo primero. Al infante se les creía totalmente sin derechos. A los padres se les permitía destruir a un recién nacido, o arrojarlo a la calle para que muriese expuesto a la intemperie, o fuere recogido por un transeúnte ocasional y convertido en esclavo. El hijo, en definitiva era propiedad mueble de los padres...

 

Vestimenta

 

            Como natural concomitante de la vida social grandemente desarrollada, encontramos a la sociedad del siglo primero interesada en el asunto del vestido. Por supuesto, esto estaba automáticamente determinado por los medios que estaban al alcance del individuo. El representativo del pueblo común se vestía, ordinariamente, con una simple túnica (en griego chitoon), vestidura que caía como un sayo, de los hombros hasta las rodillas y atado alrededor de la cintura con un cinturón. Calzaban sus pies con burdos zapatos o sandalias, y cubría su cabeza con un gorro cónico. El vestido mas formal de las clases superiores consistía, generalmente, de las mismas prendas, aunque de tejido mas fino, tocado mas complicado, zapatos de mejor material, y frecuentemente, calzón corto. Se usaban ropas interiores de acuerdo con las exigencias de la comodidad. Cuando el tiempo era frío, se llevaba además una manta o capa gruesa... El traje distintivo del ciudadano romano, y que no se permitía a nadie mas, era la toga, una larga vestidura como manta que se llevaba colgada alrededor de los hombros, y el cuerpo. En los círculos imperiales de Roma, las vestiduras se adornaban con púrpura real, para indicar elevado rango oficial.

            La mujer de regulares posibilidades usaba dos ropas principales. Una era la túnica interior, corta y sin mangas, y atada alrededor de la parte superior del busto. La túnica exterior, de tejido de lino o seda, se sujetaba sobre los hombros con broches, y era rodeada con un ceñidor, exactamente bajo los brazos. Llevaba manga y flecos y se extendía hacia los pies. Generalmente este vestido era blanco, pero podía adornarse con colores. En la casa se usaban sandalias, y zapatos afuera. Cuando la mujer salía se echaba una manta sobre los hombros. El arreglo del cabello variaba según los estilos cambiantes, tan inestables como las actuales modas del atavío femenino. Las mujeres del siglo primero no usaban sombrero. Los cosméticos y otros medios para aumentar el encanto físico, se utilizaban en profusión. Las joyas, de uso y forma semejante a las de nuestro tiempo, se llevaban según las posibilidades de la dama...

 

Las  Clases  Sociales

 

            Hay aquí la posibilidad de considerables diferencias de opinión entre diversas autoridades. Las líneas de distinción entre las clases sociales nunca son absolutamente exactas o inalterablemente rígidas, a menos que se halle desarrollado un aceptado un sistema de castas. Si bien lo mas aproximado a una casta en el mundo romano era el circulo imperial y senatorial, los extremadamente ricos se mezclaban libremente con ellos, aunque no ocuparan puesto alguno en el estado.

            Hay entre las mas competentes autoridades, quienes consideran que la sociedad grecorromana del primer siglo no tenía clase media...

            Había normas sociales que surgían de la organización económica de la época. Los negocios dividían a la sociedad en dos grandes clases: propietarios y asalariados. No se reconocía diferencia entre las industrias manuales y las "profesiones superiores".

            Debajo de las masas había otra clase social que podemos llamar la canalla. Era esta la gran horda de ociosos, esparcidos por todo el Imperio, pero congregados especialmente en las grandes ciudades. Hacían vidas sin recurso, y groseramente licenciosas, dependían de la caridad para su sostenimiento, y del juego y el hurto. Por regla general, vivían en un miserable estado de pobreza.

            Por debajo de la canalla, en la estimación popular, pero muy sobre ellos en carácter y cultura general, se hallaban los esclavos. De estos había muchos cientos de miles. Su posición social era nada, y su influencia en la sociedad, indirecta; pero produjeron un efecto sobre la sociedad grecorromana un efecto que sus contemporáneos escasamente comprendieron... 

 

Ritos  Funerarios

 

            Como no era la excepción antes de que el cristianismo viniese para derramar la gloria de su interpretación redentora sobre el sepulcro, la muerte era una terrible prueba para un romano; la expiración de todo lo que era de conocido valor para el hombre, el paso incierto a un dominio desconocido mas allá de las puertas de la tumba...

            Muy naturalmente, la ignorancia y el temor habían rodeado a la muerte de superstición, y aumentado su terror. La principal preparación para la muerte era temporal y comercial. Se ponía excesivo cuidado en asegurarse ritos funerarios y entierro apropiados, porque era deshonra y calamidad el no ser sepultado adecuadamente. Quienes deseaban legar sus propiedades a algún individuo o institución, hacían testamentos, que eran muy semejantes en su forma a aquellos con que estamos familiarizados en nuestro tiempo...

            Cuando sobrevenía la muerte se entregaba el cuerpo a un empresario de pompas fúnebres profesional, quien suministraba todos los accesorios y asistentes para el funeral. El cadáver se llevaba al lugar del entierro en un ataúd, o en casos de extrema pobreza en toscas cajas, precedido de plañideras y, si las posibilidades de la familia lo permitían, una banda de música; todo seguido de una procesión de amigos y parientes... Entre los romanos ricos se practicaba extensamente la cremación, y eso incluía a los emperadores...

 
 
El Deseo de mi Corazón: No borres mi nombre del Libro de la Vida  
 
 
 
Introducción
 
 
 
   
 
 
   
 
 
 
 
 
 
   
 
 
 
Ir al "Índice General"
 
 
 
Jehová

Volver al Index de "Yo Soy"

Volver al Comentario de los Evangelios