Apocalipsis7

LOS 144.000 SELLADOS

V. 1: "Después de esto ví a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol."

"Después de esto vi": Se refiere a la cronología de Juan y tiene que ver con una nueva visión que tuvo, y no que los eventos que se describen ahora, siguen a los de la sección anterior.

"que detenian": “kratoúntas”, es un participio presente del enérgico verbo “kratéo”. Juan presenciaba un cuadro gráfico: los agitados vientos que querían librarse para devastar la tierra con sus ráfagas dañinas. No había ningún viento que no quedara bajo en control de los ángeles. El cuadro de los ángeles deteniendo los vientos, implica la idea de una espera, antes de abrir el séptimo sello. La calma que viene antes de la tempestad. Asimismo, no debe descartarse que tambien sea literal: una condición climática insólita.
los cuatro vientos”: Son las cuatro direcciones cardinales, es decir afectan a toda la tierra geográficamente, mostrando la universalidad del juicio. Leemos en Zacarías 6: 5 "Y el ángel me respondió y me dijo: Estos son los cuatro vientos de los cielos, que salen después de presentarse delante del Señor de toda la tierra" Según el concepto judío, los vientos que soplaban directamente desde el Norte, el Este, el Sur y el Oeste eran los vientos suaves y benéficos. Los que venían diagonalmente eran dañinos. El profeta Oseas habló del viento solano del desierto, el “sirocco” que hacía marchitarse todo lo verde; éste siempre venía desde el Sureste.

V. 2: "Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamo a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar, V. 3: diciendo: No hagáis daño a la tierra y al mar, ni a los árboles, hasta que hallamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios."

"Vi también a otro ángel": Aparece en escena un quinto ángel.

"que subía de donde sale el sol": Leemos en Ezequiel 43:1-2a. "Me llevo luego a la puerta, a la puerta que mira hacia el oriente; y he aqui la gloria del Dios de Israel, que venia del oriente".

"y tenía el sello": El sello (gr. sphragis, sust.) del Dios vivo, tiene la forma verbal en griego, sphragizo. Es en este caso puede referirse mas bien al objeto que produce un sello, es decir, un anillo. Para darnos una idea sobre lo que el sello del rey significaba en la antigüedad, leemos en Ester 8:8 "Escribid, pues, vosotros a los judíos como bien os pareciere, en nombre del rey y selladlo con el anillo del rey; porque un edicto que se escribe en nombre del rey, con el sello del rey, no puede ser revocado." Cuanto menos se podrá revocar lo sellado por el Gran Rey.

"del Dios vivo": Esta frase contrasta fuertemente con los dioses falsos y muertos del paganismo. Sólo el Dios vivo puede satisfacer la sed espiritual del alma.

"gran voz": “foné megále”. Nótese la similitud con la expresión "como con voz de trompeta"

"a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar": Esto indica la soberania de Dios.

"No hagáis daño": Aunque habrá una devastación mundial durante la apertura de los primeros cuatro sellos, la tierra, el mar y los árboles no serán mayormente afectados. Pero cuando las primeras trompetas son tocadas, estas tres áreas son azotadas.
"árboles": En el sentido de vegetación.
"hayamos": El fuerte ángel del oriente tendrá una multitud de ayudantes para la obra de sellar a los judíos.
"sellado": “sfragís” era la marca: de posesión, de protección de la ira de los inconversos, de los demonios y de los juicios divinos.

"en sus frentes": Los creyentes de la Dispensación de la Iglesia son sellados invisiblemente por el Espíritu Santo. Durante la tribulación, los 144.000 serán sellados visiblemente para que todos se den cuenta que son los emisarios especiales de Dios. Leemos en Ezequiel 9:4 "y le dijo Jehová: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y ponles una señal en la frente..." Podemos deducir de esto, que todos los sellados, estarán en ese momento, en Jerusalén.

"los siervos de nuestro Dios": el libro de Apocalipsis está escrito para los siervos de Dios (1:1), pero no solo a estos 144.000, sino a todos los que hacen la voluntad de Dios. Otros creerán, y serán salvos, pero morirán como mártires (recordemos Apocalipsis 6: 11). Solo estos 144.000 sobrevivirán a la Tribulación.

V. 4: "Y oí el numero de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel."

"oí el número": "número" es “arithmón”, una cifra concreta. Se le dio a Juan el número exacto para que no hubiera ninguna equivocación. En el libro, cuando se refiere a una gran multitud imposible de enumerar, lo dice claramente.

"ciento cuarenta y cuatro mil": Según la numerología judía, "doce" simboliza la religión organizada, mientras "10" representa lo completo con referencia a los seres humanos. La matemática indica pues que 1.000 es el resultado de 10 x 10 x 10, y que 144 es el cuadrado de 12.
"sellados": (permanentemente), indicado por el participio perfecto pasado "esfragménon".

"de todas las tribus": El número definitivo de cada tribu indica la soberanía del Señor. El número 12 significa una representación de toda la nación, no importa si cierta tribu no figura en una cita de las 12. Compárese Juan 20:24, Tomás no estaba presente, tampoco Judas.

"de los hijos de Israel": Si bien en el Nuevo Testamento, la iglesia es descrita como el Israel de Dios (Galatas 6:16) y como linaje de Abraham (Galatas 3:29), los 144.000 no pueden ser la Iglesia, que jamás ha sido dividida en tribus. Recordemos que Cristo oró "que sean uno" (Juan 17:11 b). Ademas, Israel no ha sido descartado en el plan de Dios (leer el texto de Romanos 11:1-2 a.)

V. 5: "De la tribu de Judá, doce mil sellados. De la tribu de Rubén, doce mil sellados. De la tribu de Gad, doce mil sellados. V. 6: De la tribu de Aser, doce mil sellados. De la tribu de Neftali, doce mil sellados. De la tribu de Manases, doce mil sellados. V. 7: De la tribu de Simeón, doce mil sellados. De la tribu de Levi, doce mil sellados. De la tribu de Isacar, doce mil sellados. V. 8: De la tribu de Zabulon, doce mil sellados. De la tribu de José, doce mil sellados. De la tribu de Benjamín, doce mil sellados."

"la tribu de Judá": el cuarto hijo de Jacob (Genesis 29:35), encabeza la lista debido a la profecía de Jacob mismo en Gn. 49:8-10. Después de la primera lista con su sentido profético, en el resto del Antiguo Testamento, se encuentran por lo menos 20 listas de las tribus de Israel, diferentes la una de la otra, según el propósito del escritor.
la tribu de Leví”: Con el sistema levítico cancelado en la muerte de Cristo, esta tribu es colocada a la par con sus hermanos, ya que no hay ahora ninguna necesidad de una tribu separada de sacerdotes, pues los santos del Nuevo Testamento son un sacerdocio real (Primera Pedro 2:9).
la tribu de José”: José no se menciona normalmente como una tribu (sus hijos Manasés y Efraín son mencionados normalmente como dos tribus), sin embargo Efraín se involucró en la idolatría y no se menciona aquí.

Nota: la ausencia de mencion de la tribu de Dan, tal vez sea porque sera líder de las demás tribus, en cuanto a la idolatría de la tribulación. Jacob profetizo sobre Dan en Génesis 49: 17 "Será Dan serpiente junto al camino, víbora junto a la senda, que muerde los talones del caballo, y hace caer atrás al jinete". La maldición dicha por Dios, en Moab, en contra de la idolatría, parece confirmar esta teoría (ver Deuteronomio 20: 18-21, especialmente este ultimo versículo).

LA MULTITUD VESTIDA DE ROPAS BLANCAS

Los versículos de esta parte, nos anuncian que muchos creerán. Aunque hay indicaciones fuertes, para creer que los que oyeron el mensaje de Dios y lo rechazaron deliberadamente, no serán salvos después. Leemos en Segunda Tesalonicenses 2:11 "Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia." La mentira por supuesto, es la creencia que el Antagonista de Cristo, es Cristo mismo. Los que rechazaron a Cristo antes de que se manifieste el Hombre de pecado, estarán mas que propensos a aceptar la mentira.

V. 9: "Después de esto mire, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos; V. 10: y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios, que esta sentado en el trono, y al Cordero."

"Después de esto miré": Es la segunda visión contemplada durante este primer interludio.
"una gran multitud, la cual nadie podia contar: Este gran número que nadie podía contar son el cumplimiento de la promesa de Dios a Abraham que su descendencia sería tan numerosa como las estrellas. Recordemos Génesis 15:5 "...Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar..." Nótese la similitud con la multitud que nadie podía contar.

"de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas": Note la descripción de cuatro partes que indica que vienen de los cuatro rincones de la tierra. También apoya el argumento que representan la cantidad completa de los redimidos; no son sólo los gentiles.

"que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero": Están parados frente al Cordero que contesta la pregunta planteada en 6:17 "¿quién podrá sostenerse en pie?".

"vestidos": Su apariencia implica que los redimidos no son espíritus incorpóreos.

"de ropas blancas": Las ropas blancas son ropas de justicia. Ver 3:4-5, con respecto a los vencedores de la iglesia en Sardis; y 3:18, con el consejo del Señor a los de la iglesia en Laodicea. A los mártires se les dio también vestiduras blancas (6:11).

con palmas en las manos”: “foínikas”. Esto nos recuerda la adoración que se le dio a Jesús antes de morir (Juan  12:13); las palmas eran emblemas de triunfo. Es también un recordatorio de la fiesta de las enramadas celebrada en la cosecha (Levitico 23:39).

La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero”:  Aquí, la gran multitud, entona el sexto himno. Dios y el Cordero se encuentran vinculados: Dios Padre planeó la salvación y Dios el Hijo la ejecutó. Su unidad en cuanto a la redención se ve especialmente en las epístolas pastorales, (ver Tito 3:4-6).

V. 11: "Y todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, y de los ancianos y de los cuatro seres vivientes; y se postraron sobre sus rostros delante del trono, y adoraron a Dios, V. 12a: diciendo: Amen.

Todos los grupos en sus círculos concéntricos alrededor del trono expresan su acuerdo con la alabanza de los santos de la tribulación.

V. 12 b.: "La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fortaleza, sean a nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amen."

De los siete sustantivos usados en esta canción de alabanza, seis aparecen también en la alabanza al Cordero en 5:12. Este es el séptimo himno, y esta entonado por los ángeles, los cuatro seres vivientes y los veinticuatro ancianos, y es dedicado a Dios. Es interesante considerar que en el cielo hablaremos todos un solo idioma como en los tiempos anteriores a Babel. No hay ahora ninguna necesidad de confusión de idiomas; el hombre está embarcado en una actividad correcta, es decir la adoración de Dios y del Cordero.

"nuestro Dios": La alabanza de los ángeles está unida con los redimidos en un gran coro universal, compárese el v. 10. No mencionan la salvación, porque los ángeles elegidos nunca pecaron.

"Amen": El primer Amén es la respuesta a la alabanza de la multitud salvada. El segundo Amén confirma la verdad que los ángeles acaban de decir.

V. 13: "Entonces uno de los ancianos hablo, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿Quienes son, y de donde han venido?"

"uno de los ancianos": Es la segunda intervención de un anciano (ver 5:5).

"diciéndome": El anciano anticipaba la pregunta que surgía en la mente de Juan, quien desconocía su origen.

"ropas blancas": “tas stolás, tas leukás”. El artículo definido antes del adjetivo enfatiza su belleza y carácter.
"quiénes son": Dios quiere que sean debidamente reconocidos. Los santos de la tribulación forman una categoría distinta, la que Juan no reconocía; no eran los santos del Antiguo Testamento ni tampoco los de la Iglesia.

V. 14: "Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la Gran Tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido con la sangre del Cordero."

"Señor": “kurie”. Con este título que aparece en el caso vocativo, Juan se dirige respetuosamente a uno superior en ese ámbito visionario.
"tú lo sabes": Es un dicho idiomático en el griego, "Yo no sé".

"Estos son": Habiendo visto Juan esta gloriosa visión de los redimidos ya seguros después de la tribulación, el apóstol ahora estará fortalecido para considerar las agonías contenidas en el transcurso de la tribulación.

"han salido": “joi erkómenoi” es un participio presente.

"la Gran tribulación": la presencia del artículo definido "la" aparece, porque se habla en forma técnica de un período definitivo de tiempo. La primera mitad de este período es llamada sencillamente "la tribulación", en la cual acontecen los terribles trastornos desatados en los siete sellos; pero la segunda mitad de la tribulación es aun peor, y según el griego, es descrita por el término “tes thipseos tes megáles” (“la tribulación, la grande").

"las han emblanquecido": Las vestiduras blancas son justicia imputada, es decir la justicia de Cristo.

V. 15: "Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que esta sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos."

por esto”: El "por esto" es porque están limpios y han sufrido por Cristo.

"sirven": No habrá cansancio en el gozoso servicio al Señor ni en el milenio, tampoco en el estado eterno; descanso de la fatiga del arduo trabajo en los cuerpos terrenales, sí, pero aquéllos no son lugares de inactividad.
"día y noche": En el sentido de continuo, eternamente.

"en su templo": “naos”. "Naos" aparece 16 veces en el libro de Apocalipsis, pero el término “jierón” (el lugar santísimo) ni una vez. Mientras haya un hombre pecador en el mundo, un templo tiene que existir, pero en el estado eterno, no. La idea de un templo implica una separación entre un Dios santo y su pueblo, acercado sólo por sus sacerdotes como en el arreglo bajo la Ley. Su posición es más alta que la función del sumo sacerdote bajo la Ley, porque ellos entran y se quedan en la misma presencia del Señor.

"extenderá su tabernáculo": la palabra "tabernáculo" es “skenósi”, que describe el fuego divino que acompañaba a Israel durante su peregrinación en el desierto.

V. 16: "Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá mas sobre ellos, ni calor alguno; V. 17: porque el Cordero que esta en medio del trono los pastoreara, y los guiara a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugara toda lágrima de los ojos de ellos."

Este es un retrato del cielo como un contraste de cosas negativas; y habla de la última satisfacción del anhelo más profundo del alma. Leemos brevemente en Isaías 49: 10 "No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá..."

"los pastoreara, y los guiara a fuentes de aguas de vida": ¿Quien no recuerda Salmos 23:1-2 "Jehová es mi pastor, nada me faltara, Junto a aguas de reposo me pastoreara..."

"porque el Cordero que esta en medio del trono": ("en medio del trono": “aná méson”), se puede traducir "entre", dando a entender que el Cordero funciona como Mediador entre el trono del Padre y los redimidos." Ya hemos visto al Cordero parado en el centro del trono (5:6).

"y Dios enjugara toda lágrima de los ojos de ellos": Leemos también brevemente en Isaías 25: 8 "...y enjugara Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros..."