Apocalipsis10

EL ÁNGEL FUERTE Y EL LIBRITO

Hay ahora un interludio entre la sexta y séptima trompeta, como hubo entre el quinto y el sexto sello. Es un oasis de alivio entre los juicios divinos.

V. 1: "Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, envuelto en una nube, con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego."

Vi descender del cielo”: "Descender", literalmente "descendiendo". Este mensajero tiene el APOYO de Dios, porque desciende desde el cielo. Note el cambio del punto de vista del autor. Él vio al ángel fuerte bajando del cielo, así que Juan está ahora sobre la tierra. En 5:9, el cielo confesó que Cristo era digno de tomar el rollo que contenía la escritura del mundo. Ahora, se hace la misma aseveración en la tierra misma.

"Otro angel fuerte": "állos" (Otro). La descripción de un "ángel fuerte" aparece en 5:2, en cuyo contexto, Cristo se ve inmediatamente como el Cordero. La equivalente palabra hebrea para "fuerte" (iskurós) es “gabor”. Cuando está unido con un nombre de Dios, “El”, formaría el nombre “Gabriel”, el “poderoso de Dios”.

"envuelto en una nube": La nube es para revelar o esconder. Notemos, que no viene con las nubes, sino "envuelto en una". Se señala la dignidad de su misión judicial.

"con el arco iris": El mismo referido en 4:3.

y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego”:  Su descripción es similar a la descripción de Cristo, cuyos pies son semejantes al bronce bruñido (1:15), y cuyo rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza (1:16). Este ángel, como representante de Cristo, refleja su gloria, y lleva las insignias atribuidas a Cristo mismo.

V. 2: "Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra; V. 3: y clamo a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces."

un librito”: El librito (o pequeño rollo), es el resto de la profecía de Apocalipsis que le fue revelado a Juan por el ángel. Algunos, con razon, sostienen que el librito es más pequeño porque se está acabando el tiempo para los eventos todavía futuros durante la tribulación.

"abierto": “aneogménon”, es un participio pasado perfecto, indicando así que el librito no será cerrado. Había sido abierto antes de aparecer a Juan. El contenido no está escondido. El libro de 5:1 está cerrado y luego está en el proceso de ser abierto por Cristo al sacar los sellos.

"puso": Juan vio al ángel preparándose para hacer un pronunciamiento. Recordemos Deuteronomio 11:24 “Todo lugar que pisase la planta de vuestro pie sera vuestro”.
su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra”: Tres veces se menciona que tiene sus pies sobre el "mar" y la "tierra" (v. 2, 5, 8). Esto nos habla de un juicio que abarca todo el planeta... Suponemos que los habitantes de la tierra sufrirán los mas rigurosos, porque la izquierda siempre fue sinónimo, o representativa de lo peor (recordemos como simple ejemplo, el texto de Mateo 25:31-46).
"clamó a gran voz": Esta proporciona un énfasis especial a lo que va a decir.
"ruge": El verbo "mukátai", es otra palabra onomatopéyica, que en este caso, sugiere el mugir de la vaca. La baja resonancia de un león llamaría la inmediata atención de cualquiera que lo oyere.

"siete truenos emitieron sus voces": Creemos, que los truenos (que como ya sabemos son precursores simbólicos de juicio), por lo que leemos mas adelante, son las siete copas derramadas sobre la tierra, cuando se toque la séptima trompeta... Algunos piensan que es como un gran "Amén" a lo que el ángel dijo y usa el Salmo 29:3-9 donde la potente voz del Señor se menciona siete veces; otros, sugieren un ámbito más siniestro, al decir que es Satanás mismo que emitió este ruido, enojado por la "audacia" de Dios al reclamar posesión del mundo. Compárese el reto del Faraón en Éxodo 5:2, "Quién es Jehová"

V. 4: "Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas."
"yo iba a escribir": Aquí notamos un hecho importante de recalcar, Juan entendió perfectamente el mensaje de los siete truenos, pues iba a escribir lo que dijeron (comparemos con Daniel 12: 9, quien oyó mas no entendió...); pero una voz del cielo le hablo prohibiendo que escriba esas cosas.

"una voz del cielo": Esta voz, no es del ángel fuerte; sino que proviene del cielo. Es muy probable, que sea la del mismo Señor, que como recordamos al principio del libro (Apocalipsis 1: 19), le dice que escriba las cosas que ha visto...
"sella las cosas": En el sentido de esconder. Es un contraste con la orden de no sellar las palabras del libro, al final.
"no las escribas": Estaba a punto de escribir como le había sido ordenado (1:19) pero no se le permitió escribir esto. Es la única cosa escondida a propósito en el libro.

V. 5: "Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levanto su mano al cielo, V. 6: y juro por el que vive por los siglos de los siglos, que creo el cielo y las cosas que están en el, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en el, que el tiempo no seria mas, V. 7: sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando el comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como el lo anuncio a sus siervos los profetas."

"levantó su mano al cielo": (en juramento). Compárese Abram y el rey de Sodoma en Génesis 14:22-23, y la postura del ángel mensajero en Daniel 12:7.
"juró": Cuando Jesús hablo a los hombres lo que se conoció como el "Sermón del Monte", entre muchas otras cosas enseño sobre los juramentos Mateo 5:33-37, y leemos brevemente "...no juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies..." (también Isaías 66:1). Por supuesto que la prohibición es implícitamente solo para los hombres... Un juramento involucra clamar a un personaje de la más alta autoridad para testificar acerca de la veracidad de lo dicho. Hay un incentivo adicional de castigo si lo dicho no es verdadero.
"vive por los siglos": Es una descripción alentadora dada en un contexto de martirio inminente. La severidad de la tribulación se ve en Marcos 13:19.
"creó": "El mundo no es producto del azar ni de una gran explosión cósmica, sino de un sabio diseño producido por el Dios eterno que vive por los siglos de los siglos.

"...el cielo y las cosas que están en el (Génesis 1: 1; 8; 14-18)", "...y la tierra, y las cosas que están en ella (Génesis 1:1; 10-12; 24-25)", "...y el mar, y las cosas que están en el (Génesis 1:10; 20-22)"...
"tiempo": En el sentido de "demora". Recordemos Segunda Pedro 3:9 "El Señor no retarda su promesa, segun algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no quewriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento".
"sino que": "allá", hace un fuerte contraste. La paciencia del Señor ya se ha acabado.
los días del séptimo ángel”: empiezan tan pronto como se termina el segundo "ay"
"cuando él comience a tocar": “jotán mélle salpidzein”, literalmente es "cuando él está listo a tocar".
"misterio de Dios": Esto nos remite al versiculo mas concreto sobre el arrebatamiento, lo tenemos en Primera Corintios 15:51-52: “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocara la trompeta, y los muertos seran resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados”; y Primera Tesalonicenses 4:16-17, completa el cuadro Primera Corintios: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcangel, y con trompeta de Dios, descendera del cielo; y los muertos en Cristo resucitaran primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y asi estaremos siempre con el Señor.”

"consumará": “etelésthe” es un aorista profético, literalmente "fue consumido". Los días, aunque futuros, son tan distintivamente presentes en la mente de Juan que usa un aorista indicativo en vez de un futuro indicativo.
"profetas": Este término se encuentra ocho veces en el libro. El ambiente entre los capítulos 4 al 19 es claramente israelita.

V. 8: "La voz que oí del cielo hablo otra vez conmigo, y dijo: Ve y toma el librito que esta abierto en la mano del ángel que esta en pie sobre el mar y sobre la tierra."

"Ve": Juan no se atrevería a acercarse a un ángel como éste sin tener claras instrucciones.
"toma": Por primera vez, a Juan se le pide que sea un actor en el drama que ha estado presenciando. Aquí comparamos esta experiencia con la de Ezequiel 2:9-10 "Y mire, y he aquí una mano extendida hacia mi, y en ella había un rollo de libro. Y lo extendió delante de mi, y estaba escrito por delante y por detrás; y había escritas en el endechas y lamentaciones y ayes. Me dijo: Hijo de hombre, come lo que hallas; come este rollo, y ve y habla a la casa de Israel. Y abrí mi boca, y me hizo comer aquel rollo".

V.9: "Y fui al ángel, diciéndole que me diese el librito. Y el me dijo: Toma y cómelo; y te amargara el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel."

"fui al ángel": Juan está aún más involucrado en la visión. En lugar de sólo observar y escribir, él se acerca al ángel.
"cómelo": Cuando Juan le pide el librito al ángel fuerte, el mismo le dice que se lo coma, lo que posiblemente no deba ser entendido en forma literal. Esta orden, parece ser una instrucción e interpretación intima dada a Juan, respecto a las visiones todavía pendientes. Lo cierto, es que el suministro de esta "sustancia", le permitió la posibilidad de ver otras "dimensiones", otros tiempos, hasta el fin del mundo...
"amargará": Juan reaccionará contra los inminentes sufrimientos de los santos en la tierra, pero también al pensar en el juicio que se cierne sobre los moradores de la tierra.
"dulce": “glukú”. Los eternos propósitos de Dios para con los redimidos son dulces.

V. 10: "Entonces tome el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargo mi vientre."

"comí": Juan relata lo que hizo, en el sentido contrario a lo que el ángel le había dicho.

"y era dulce en mi boca como la miel": Recordemos Jeremías 15:16: "y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón".

"pero cuando lo hube comido, amargo mi vientre": Aunque Juan estaba, sin duda, deleitándose con el hecho de una nueva revelación del Señor, no obstante estaba angustiado por la naturaleza de tal revelación. Si bien se regocijaba en parte por la revelación del triunfo y la gloria venideras, estaba entristecido y afligido porque precediendo a esa gloria tenían que ocurrir los juicios y martirios más terribles de toda la historia.

V. 11: "Y el me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes."

"Y el me dijo": Otra vez, la voz celestial dando instrucciones a Juan, indica el diseño divino del plan.

"es necesario": “dei”, implica obligación, responsabilidad.

"profetices": Este versiculo, termina la "cadena" de pasos de 1:1-3: El libro es pasado de la mano de Dios Padre al Hijo (5:7); al ángel (10:2); a Juan (10:10), y aqui, a la gente.

"otra vez": “pálin”, significa una repetición o regreso

"sobre": “epí”, implica “en cuanto a”. La NVI correctamente traduce la frase, "tienes que profetizar otra vez en cuanto a mucha gente..."

"muchos pueblos, naciones, lenguas": Esta frase indica claramente que la extensión de la tribulación abarca el planeta. Habiendo digerido la palabra de Dios, Juan debe profetizar de nuevo. Recién hemos llegado a la mitad del Apocalipsis y hay mucho para decir acerca del mundo y sus habitantes. Note la descripción en cuatro partes que abarca a toda la humanidad. Las naciones son un tema importante en el resto del libro, y las referencias a las naciones aparecen 17 veces antes del final del libro. Sin embargo, además de las naciones él debe profetizar acerca de pueblos, lenguas y reyes.
"reyes": Es literalmente “basileusi”, "reinos". Esto se parece a la comisión de Jeremías cuando Dios le dice: "te di por profeta de las naciones" (Jeremias 1:5); y "He aquí he puesto mis palabras en tu boca. Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar" (Jeremias 1:9, 10).