JUICIO; JUSTICIA Y EQUIDAD

A la sección especial precedente, dimos por titulo: "El Reinado Justo del Mesías". Cuando Cristo reine en la tierra, pasaran todas las cosas predichas por su palabra y que ejemplificamos brevemente mas arriba...
Hay muchas personas, que al no entender la naturaleza de Dios, sostienen que el juicio no es compatible con la justicia y la equidad. Nada mas alejado de la realidad. !La justicia exige el equilibrio de la balanza!, y esto es imposible sin juicio.
El juez que administra justicia debe basar sus actos en la ley, y la transgresión a la ley, exige castigo... Entre otras tantas cosas, la Biblia nos enseña que Dios, es Dios de juicio: y Dios juzgara a todo hombre. Los apóstoles enseñaron en todo el Nuevo Testamento que llegaría el momento del juicio. Como mero ejemplo podemos citar brevemente las palabras del autor de la carta a los Hebreos (9: 27) "...esta establecido para los hombres que mueran una sola vez, y des-pues de esto el juicio." Leemos brevemente las palabras de Pablo en Hechos 17: 31 "Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgara al mundo con justicia, por aquel varón a quien designo..." ?Y quien es ese varón, sino nuestro Señor, quien dijo en Juan 5: 22 "Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo"... Si se sacaran de la Biblia todas las referencias al juicio, ciertamente seria una Biblia mas pequeña. Hay centenares de textos que indican este acontecimiento. Podríamos finalizar citando el texto con que termina el libro de Eclesiastés (12:14) "Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala."

LOS DISTINTOS TIPOS DE JUICIOS


Como sabemos los cristianos, la Biblia no habla de un juicio general en el cual todos los hombres comparecerán al mismo tiempo delante de Dios; sino que se enumera, una serie de juicios diferentes:
El juicio por el pecado
El juicio de los justos
El juicio de las naciones
El juicio de los infieles
El segundo y tercer juicio se realizaran al comenzar el milenio. El cuarto, será al final de este tiempo, y nos ha llegado como el juicio del Gran Trono Blanco (el juicio final)...
1) El juicio por el pecado:
Este juicio ya tuvo lugar en la colina del Golgota:
Recordemos que la ley de Dios dice, que el pecado merece la muerte del pecador: Como ejemplo, citamos brevemente Ezequiel 18: 4 "...el alma que pecare, esa morirá."; y Romanos 6: 23 "Porque la paga del pecado es muerte..."
Todos somos pecadores: Como ejemplo citamos brevemente Isaías 53: 6 "Todos nosotros nos descarriamos co-mo ovejas, cada cual se aparto por su camino..." Ya lo decía el salmista (Salmos 14: 3) "Todos se desviaron, a una se han corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno."
Pero Dios, que no tolera el pecado, ama al pecador; y nos mando a su Hijo para que pudiésemos ser salvos co-mo lo dice Juan 3: 16 "Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna." Nunca entenderemos la extensión del amor de Dios, en Cristo en la cruz... En Segunda Corintios 5: 21 leemos "Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hecho justicia de Dios en el."
Ya no tendremos que comparecer ante el juicio de Dios por nuestros pecados. La exigencia de la ley, ha sido perfectamente satisfecha, pues Cristo llevo nuestros pecados como leemos brevemente en Primera Pedro 2: 24 "quien llevo el mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero..." Por lo tanto, condenación, como lee-mos brevemente en Romanos 8: 1 "Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús..." !Y el mismo lo dijo!: Leemos brevemente Juan 5: 24 "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación..."
2) El juicio de los Justos:
Después de lo dicho, parece una contradicción. Pero no se trata de juicio de condenación, sino de evaluación... Es el momento en que Cristo recompensara a los suyos. Segunda Corintios 5: 10 lo dice mas que claramente: "Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo." De lo que se trata aquí, pues, no es de la salvación, sino de las "obras" que siguen a la salvación... Para no confundirnos, es necesario recordar, que nunca hubiéramos podido obrar nuestra salvación: Como ejemplo leemos brevemente en Romanos 3: 20 "ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de el..." También leemos brevemente Tito 3: 4-5 "Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvo, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia..." Además de es-to, es imprescindible aclarar algo que puede sonar contradictorio, pero que no lo es en modo alguno: la fe sin o-bras es muerta: Leemos a este respecto en Santiago 3: 20-22 "¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta? ¿No fue justificado por las obras Abraham nuestro padre, cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? ¿No ves que la fe actuó juntamente con sus obras, y que la fe se perfecciono por sus obras?
Ahora bien, esta salvación que nos fue concedida gratuitamente, por haber confiado en Cristo, merece de nosotros una vida de servicio para su obra. La evaluación será según la magnitud del servicio, pero mas específicamente, según la intención con que se halla realizado. Recordemos brevemente Primera Corintios 3: 11-13 "Porque nadie puede poner otro fundamento que el que esta puesto, el cual es Jesucristo. Y si sobre este fundamento alguien edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca, la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarara, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno, cual sea, el fuego la probara." Este pasaje recalca la idea que mencionamos en el párrafo anterior (la salvación no es por obras, pero las obras demuestran la salvación), y presenta al creyente edificando una superestructura de servicio u obras, que serán probadas por fuego. Todo aquel que trabaje por amor a la obra de Dios (oro, plata, piedras preciosas), aunque sea poco, recibirá su recompensa: ¡Ni un vaso de agua fria, dado en nombre de Cristo, quedara sin recompensa! Recordemos Primera Corintios 3: 14 "Si permaneciere la obra de alguno que sobreedifico, recibirá recompensa." Por el contrario, si algún cristiano trabaja con algún interés o ambición personal (madera, heno, hojarasca), será salvo, pero no recibirá recompensa. Leemos a este respecto, Primera Corintios 3: 15 "...Si la obra de alguno se quemare, el sufrirá perdida, si bien el mismo será salvo, aunque así como por fuego."...
3) El juicio de las naciones:
Este juicio también se llevara a cabo, al principio del milenio, en base a como fue tratado específicamente el pueblo de Israel; algunos dicen que durante su historia; y otros, en los que nos añadimos, en el periodo de tribulación...
Esto lo dice el mismo Señor, que será el juez. Leemos brevemente en Mateo 25: 31-32 "Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con el, entonces se sentara en su trono de gloria, y serán reunidas delante de el todas las naciones..."
Leemos brevemente Isaías 2: 4 "Y juzgara entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos..." Mas adelante, en 17: 13, leemos brevemente "Los pueblos harán estrépito como de ruido de muchas aguas; pero Dios los re-prendera". Y aun mas adelante 34: 2 leemos brevemente "Porque Jehová esta airado contra todas las naciones, e indignado contra todo el ejercito de ellas..."
Es el cumplimiento de la promesa que Dios mismo le hizo a Abraham y leemos brevemente en Génesis 12: 3 "Bendecire a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré..."
4) El juicio de los infieles:
Se llevara a cabo, poco despues que termine el milenio...

Volver al

Capítulo 22