¡Triunfo, Triunfo!

 

¡Triunfo, Triunfo! cantemos la gloria

Del Rey poderoso, por cuya victoria

Quedó abolido el poder de la muerte_

El fuerte vencido por uno mas fuerte_

Jesús Vencedor, y vencido Satan

 

El Crucificado, por Dios coronado,

Señor glorioso será proclamado;

Daránle honores, dominio y grandeza

Los siglos futuros _ eterna realeza,

De que el es digno y muy pronto tendrá.

 

Su frente celeste ciñendo corona,

Los hombres honrando su santa persona,

El cetro terrestre en breve empuñando

En paz le veremos cual rey dominando

En cielos y tierra el reino de Dios.

Imprimir
CLICK  AQUÍ  PARA  VER  LA  PARTITURA
Este hermoso himno se atribuye a John Francis Wadde, un conocido y buscado copista ambulante, de vida no muy conocida (a diferencia de otros autores).

Unos de los que más apreciaban el trabajo del Sr. Wade eran lo directores de coros. También los profesores y alumnos de las Universidades. De todas partes del Oeste de Europa le llamaban para obtener sus servicios, especialmente Inglaterra, Francia y Portugal (Estaba capacitado para duplicar en diferentes idiomas). Precisamente se encontraba en una universidad en Lisboa por el año 1750 transcribiendo manuscritos cuando, en medio de sus copias apareció una composición que leía:

“Adeste, Fideles, Laeti triumphantes; Venite, venite in Bethlehem; Natum videte regem angelorum, Venite, adoremues Dominum”

La copia más antigua de este himno data de 1743.  A través de los tiempos, aunque ligeras, ha sufrido alteraciones en sus versos especialmente en sus traducciones. Alrededor del año 1841, Frederick Ockeley (1802-1880) escribió la primera línea: “Vosotros, fieles, acercaos”, y con tal letra se usó en la Capilla de la calle Margaret en Londres, (Margaret Strret Chapel). En 1852, en el Himnario de F.H. Murray: “Para uso de la Iglesia Inglesa”, se imprimió la primera línea como: “O come, All Ye Fainthul”, literalmente: “Oh Venid, todos los Fieles”.

El Deseo de mi Corazón: "No Borres mi nombre del Libro de la Vida"

 

Volver al Index de "Yo Soy"

Volver a Himnos y Cánticos del Evangelio