Chistes Cristianos

Una maestra de escuela dominical estaba discutiendo los Diez Mandamientos con sus niños de 5 y 6 años. Después de explicar el mandamiento de "Honrar Padre y Madre," les preguntó, - "¿Hay algún Mandamiento que nos enseñe como tratar a nuestros hermanos y hermanas?" Un muchachito contestó: "No matarás".

Después de un largo día de predicación, el pastor iba manejando a su casa con su esposa. En eso le dice: “Mi amor, que cansado estoy.” La esposa respondió, “Yo estoy más cansada que tú.” “Pero, ¿cómo?” dijo el pastor. “¡Yo tuve que predicar cuatro sermones!” “Sí, y yo tuve que escucharlos todos,” respondió la esposa.

Una hermana chismosa le dice a otra: "Usted es la única que sabe de mi problema de ser chismosa, me puede dar algunos consejos para ya nos sea chismosa; la otra hermana le responde: "Bueno hermana, ya compartí su problema con todos los hermanos y no encontré respuesta a su problema"

Una invidente va al culto y escucha al pastor predicar: “ ¡ Hermanos, es el momento de lanzarnos todos a la siega! ”, a lo cual la mujer interrumpe la predicación y manifiesta: "¡ El primero que me toqué le pego con este bastón! ”

¿Cuál era el apóstol que no oraba? Pedro... lo declara frente al paralítico: "No tengo plata ni ORO".

El nuevo pastor comenzó su sermón. La iglesia estaba llena, y el calor de verano casi no se aguantaba. A la media hora el pastor decía, “Por eso nosotros DEBEMOS bla, bla, bla.” A la hora: “Y NO PODEMOS bla, bla.” A la hora y media los hermanos estaban super cansados. Cuando iban a ser ya dos horas que duraba el mensaje, entró una rana por la puerta, que estaba abierta por el calor. La rana saltó por el pasillo y se paró frente al púlpito. El pastor exclamó, “¿Qué significa esta rana?” De la última banca se escuchó un grito, “¡¡Que deeejes ir a tu pueeblooo!!”

En un retiro de pastores, después que se reunieron tres de ellos para orar cada uno por los otros. El primero dijo: "Bueno, como sé que estamos en confianza y esto quedará solo entre nosotros, les confieso que tengo una debilidad muy grande y es que me gusta mirar mucho a las mujeres...son mi tentación, oren por mi." El segundo declaró: "Les confieso que mi debilidad es tomar el dinero de las ofrendas, oren por mí." Entonces, los dos pastores le preguntan al tercer pastor: "¿Y cuál es tu debilidad?" a lo que él, contesta: "Bueno, tengo una pequeñita debilidad, y es que ¡soy demasiado chismoso y no veo la hora para contarle a todos lo que me acaban de confesar!"


Un pastor predicando el domingo dice: "Esos hermanos que están pendientes de la lotería, que si salió el número 32 ó el 13 ó 18 ó el 15." En esos momentos se para una hermana en medio de la iglesia y dice: "Perdón pastor, ¿Me podría repetir los números?"

risasana-subscribe@yahoogroups.com

El Deseo de mi Corazón: "No Borres mi nombre del Libro de la Vida"

 

Volver al Index