El evolucionismo alimenta el racismo *

Éste, expresado simplemente, es el prejuicio contra personas de otras «razas». Así, reglas estereotipadas son aplicadas para rebajar individuos, fundamentadas en su piel, apariencia, etc. En efecto, los evolucionistas enseñan que las diversas razas humanas «evolucionaron» independientemente unas de otras, separados por muchos miles de años.
Este concepto engañoso da nacimiento a la idea de que algunas «razas» se han desarrollado mejor y han llegado a ser más «sofisticadas» más rápido que otras, llegando a la conclusión final (a menudo subconscientemente) de que determinadas «razas» son superiores a otras, lo que justifica muchas veces manifestaciones flagrantes en contra, o sentimientos de desdén o indiferencia hacia ellos... Por ejemplo, como resultado del pensamiento evolucionista, muchos son incapaces de experimentar alguna simpatía por los niños hambrientos de las naciones pobres de África, actitud comprensible si estas personas aceptan la idea de la «supervivencia del más apto», de que las reglas del mundo animal se deben aplicar a los humanos «porque todos hemos evolucionado de los animales»: Lamentablemente, las personas raramente reconocen esto.

El evolucionismo justifica el ateísmo

La gran mayoría de los que insisten en la No Existencia de Dios (ateos, agnósticos e incluso el humanismo secular), aceptan ‘religiosamente’ la Teoría de la Evolución, para explicar la naturaleza sin un Diseñador. Su punto es que si nadie los hizo, nadie los posee, de modo que nadie pone las reglas más que ellos mismos: Así, entre otras cosas, no tienen razón lógica alguna para quedar ligados por los principios expresados en los Diez Mandamientos. A modo ilustrativo, exponemos “La genealogía del hombre”, del folleto titulado “La evolución descreída” (“Godless Evolution”, Pág. 2, Columna 3), escrito en 1929, por Charles Smith, presidente de la Asociación Americana Para El Avance Del Ateismo: “En el principio era la materia, la cual engendró la ameba, la cual engendró la lombriz, la cual engendró el anfibio, el cual engendró el mamífero primitivo, el cual engendró el lémur, el cual engendró el mono, el cual engendró al hombre, el cual se imaginó el concepto de Dios”. Un gran contraste con Génesis 1:1 “En el principio creó Dios los cielos y la tierra…”

* La palabra «raza» era usada para significar cosas tales como «tribus y naciones» o «grupos étnicos», pero a partir de Darwin entendemos la palabra de forma diferente, por eso la mayoría hoy piensa en esa palabra en términos evolucionistas.

 
 
 
Imprimir
 
 
 

El Deseo de mi Corazón: "No Borres mi nombre del Libro de la Vida"

 

 
 

Volver al Index de "Yo Soy"

Volver a Respuestas del Genesis